22.3 C
Barcelona
martes, julio 23, 2024

banner suscripcion newsletter

La norma sobre emisiones de camiones enfrenta a la industria y los ecologistas

El Parlamento europeo ha aprobado este martes su posición con vistas a las negociaciones que debe emprender con el Consejo sobre la norma que regula las emisiones de camiones y autobuses. El objetivo de la propuesta de reglamento es propiciar que nuevas tecnologías de impulsión contribuyan a descarbonizar el transporte por carretera y cumplir el objetivo de que la economía de la UE sea neutra en emisiones para 2050.

Los objetivos de reducción de emisiones que serán obligatorios si el reglamento se aprueba marcan un objetivo del 45% para el periodo 2030-2034, del 65% para 2035-2039 y del 90% a partir de 2040.

Para las empresas transportistas, ​​la Eurocámara fija objetivos poco realistas para los vehículos de emisiones cero, intenta débilmente factorizar el papel de los combustibles neutros en carbono e intenta alinear el sector del transporte de la UE con las políticas totalitarias.

Según la portavoz de IRU en Bruselas, Raluca Marian, “a pesar de las muchas voces de la industria y de los numerosos europarlamentarios que piden un camino sensato hacia la descarbonización, el Parlamento se prepara para iniciar negociaciones tripartitas con objetivos idealistas, desconectados de las posibilidades de suministro de energía”.

La eurodiputada vasca Izaskun Bilbao, miembro de la Comisión de Transportes, ha lamentado la “oportunidad perdida” por el Parlamento para completar las mejoras. “Hemos conseguido aprobar una definición para los combustibles neutros en emisiones de carbono y reconocer su aportación a este objetivo. Una buena noticia porque son fuentes de energía producto de la economía circular, capaces de reducir las emisiones rápidamente, y cubrirán los más que probables retrasos en el despliegue de otras tecnologías como el hidrógeno y la electricidad”. Bilbao espera que “como ya ocurrió con los vehículos de turismo”, se corrija este punto en las negociaciones interinstitucionales.

No lo ven igual los ambientalistas. Transport & Environment critica que el Parlamento de la UE haya votado a favor de una “laguna jurídica” para biocombustibles y ecombustibles, “que debilita los objetivos climáticos” para los camiones. Según T&E, la norma permite que los vehículos que funcionan con combustibles sintéticos e incluso los biocombustibles “más insostenibles”, como el aceite de palma y la soja, se consideren neutrales desde el punto de vista climático. Por ello, pide a los ministros de Medio Ambiente y a la Comisión que mantengan su oposición a la “laguna jurídica que llevaría a que los camiones diésel se vendieran durante décadas”.

La posición de los fabricantes

Desde el punto de vista de los fabricantes, alcanzar los objetivos de la norma de emisiones de camiones y autobuses necesitará de una transformación que involucre a todos los actores públicos y privados del ecosistema del transporte pesado. La Asociación Europea de Fabricantes de Automóviles ponen de relieve la casi ausencia de infraestructura de carga y recarga y la falta de esquemas efectivos de fijación de precios del carbono y medidas de apoyo para reemplazar los modelos convencionales con alternativas de cero emisiones.

“La pregunta no es si podemos descarbonizarnos, sino con qué rapidez. Estamos haciendo nuestra parte proporcionando vehículos y tecnología para que el transporte por carretera en Europa esté libre de fósiles de aquí a 2040. Sin embargo, no abordar las condiciones propicias no solo ralentizará la transición verde de nuestro sector, sino que también amenazará nuestra competitividad global”, afirma Sigrid. de Vries, director general de ACEA.

Noticias relacionadas

Últimas Noticias