29.6 C
Barcelona
lunes, agosto 15, 2022
banner superior optimizado

La logística se resigna a sufrir otro año de retrasos y sobrecostes

Tras dos años de pandemia, la logística ha de hacer borrón y cuenta nueva. Nada será igual que antes, no valen los antiguos esquemas y hay que tomar decisiones para actuar de otra forma mirando a un futuro diferente. Así lo creen al menos algunos de los principales actores de la cadena de suministro.

“Estoy cansado. He oído que la próxima amenaza es que cierren los puertos de China por ómicron y para mi esto son escusas para justificar que lo que viene es peor que lo de ahora. Llevamos dos años de pandemia y aún estamos en pánico”, señala el secretario general de Transprime, Jordi Espín. “Necesitamos un marco de reflexión estable para saber cómo actuar, no cómo reaccionar. Estamos enfocando el mundo actual con una visión del mundo prepandémico”, apostilla.

Sobre la crisis global de suministros, el portavoz del Spanish Shippers’ Council es pesimista, porque no ve que la demanda se vaya a relajar hasta 2023. Además, “entonces va a llegar otro tema, el pagar por contaminar y, por lo tanto, los precios no van a ser como antes. Y lo más complicado no son los precios sino la concentración del mercado y las frecuencias porque si seguimos así el servicio no llegará a los clientes. Esto no es por falta de contenedores. En 2021 se fabricaron 4,5 millones, pero los barcos siguen llegando tarde. Solo un 20% lo hace a tiempo”, lamenta.

“Hasta que las navieras vuelvan a poner en circulación los fletes de antes ha de pasar un tiempo”

Para la presidenta de la comisión de logística de CEV, Yolanda Atiénzar, este año todavía va a seguir a precios desorbitados, por lo menos hasta septiembre. “Es posible que a partir de ahí pueda empezar a notarse una bajada pero a corto plazo no va a cambiar. Con el covid se paralizaron las navieras, redujeron su oferta e incrementaron o fletes, hubo muchos problemas pero se pagaron esos precios porque había que traer la mercancía. Hasta que las navieras vuelvan a poner en circulación los fletes de antes ha de pasar un tiempo”, advierte.

Ligado a la transparencia en la cadena de suministros está el hecho de que en Europa se está produciendo una relocalización de la producción, con lo cual las cadenas van a ser más cortas, más regionales y eso supone una mayor profesionalización del sector.

Tampoco será igual la globalización. En el mundo premandémico la globalización era equivalente a desigualdad y su aliado principal era el transporte marítimo, que ahora se ha convertido en verdugo. “Necesitamos planificar el clima logístico de 2022 en base a los parámetros ética y globalización 2.0, es decir, produzco algo en la otra punta del mundo porque es mejor para ellos y para nosotros, no solo para mí. Y además tener en cuenta que las cadenas logísticas se han revelado vulnerables porque cada vez que Biden o la UE emite un comunicado hay dos días más de espera y las mercancías lo sufren”, aclara Espín.

En la Confederación Empresarial Valenciana contemplan cuatro áreas de acción inminentes. En primer lugar, la digitalización a todos los niveles y en todas las empresas, ya que el logístico es un sector muy atomizado. Después, la automatización para mejorar los procesos, evitar errores y elevar la calidad del trabajo; y la sostenibilidad en el transporte marítimo, carretera, ferrocarril y logística urbana. Y, por último, la eficacia, que es el resultado de aplicar lo anterior añadiéndole formación tanto en directivos como operativos.

Pacificación de la carretera

Sobre la escasez de conductores, Atiénzar observa que hay serios problemas para encontrar determinados perfiles laborales, no solo conductores, “también gruistas, carretilleros, almacenistas, lo que resulta increíble viendo el paro registrado”.

Se dan también casos de empresas que invierten en formación de empleados que luego se van a otras empresas seducidos por mejores condiciones. “Los operarios están pagados con sueldos de convenio regulados en cuanto horarios y otras condiciones, pero aún así no somos capaces de cubrir algunos puestos. Hay algunos trabajos con condiciones duras, como dormir en cabina, muchos días fuera… pero el camión no puede parar y hay que ver alternativas para que se releven los conductores y puedan dormir en un hotel”, argumenta.

“Todo indica que el sector del transporte y la logística va a aumentar su actividad este año y nosotros esperamos que sea el de la recuperación definitiva”

Según el secretario general adjunto de la Confederación Española de Transporte de Mercancías, Dulsé Díaz, el año está cargado de incógnitas. “Todo indica que el sector del transporte y la logística va a aumentar su actividad este año y nosotros esperamos que sea el de la recuperación definitiva, que no estará exenta de la incertidumbre que las olas de la pandemia nos traigan”, esgrime.

Díaz asegura que una de las claves del año será la puesta en marcha de los acuerdos alcanzados por los transportistas con el Gobierno en diciembre, “porque contienen disposiciones encaminadas tanto a mejorar las condiciones de los trabajadores como para equilibrar las relaciones entre los transportistas y sus clientes con el objetivo de dar cierto músculo a las empresas de transporte para que puedan defenderse en el mercado. Que los acuerdos se desarrollen y apliquen íntegramente y de forma rápida es un reto importante”.

Noticias relacionadas

port bcn
notas de prensa puertos logistica transporte movilidad

Suscríbete a nuestra news diaria
- de lunes a viernes -

Últimas Noticias