4.9 C
Barcelona
domingo, enero 29, 2023
banner superior optimizado

Corea del Sur recupera el pulso tras forzar a los transportistas a poner fin a la huelga

Los transportistas de Corea del Sur han decidido volver al trabajo y poner fin a la huelga que mantenían desde finales de noviembre y que ha paralizado el país durante las últimas dos semanas. Frente a la escalada de los costes del combustible, unos 25.000 transportistas han secundado la protesta para exigir al Gobierno un sistema permanente de retribución mínima, conocido como tarifa de carga segura, introducida en 2020 para una pequeña parte de los más de 400.000 profesionales que conforman el sector.

La huelga ha provocado la parálisis de buena parte de la actividad económica, especialmente del suministro de carburante en las estaciones de servicio de todo el país. También ha afectado al movimiento de mercancías desde y hacia el puerto de Busan, el más importante del país.

El mayoritario Sindicato de Solidaridad de Transportistas de Carga ha llevado a cabo una consulta el pasado viernes, que se ha resuelto a favor de poner fin a las movilizaciones, con el 61% de los votos. Antes, la sección sindical del puerto de Busan ya había decidido suspender la protesta.

La decisión se ha tomado a la fuerza, tras la orden emitida por el gobierno, que entiende que los transportistas ya están bien pagados, y que les obliga a volver a sus puestos de trabajo. En caso de no cumplirla, habría desembocado en fuertes multas. Es la primera vez que el ejecutivo recurre a esta normativa desde que fue aprobada en 2004, contando para ello con el respaldo de la oposición.

Según relata la agencia oficial de noticias Yonhap, algunos conductores han lamentado la existencia de una ley que prohíbe la huelga sin motivos justificados, por considerarla inconstitucional. De hecho, algunas organizaciones han reclamado la intervención de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), al entender que la orden del gobierno viola derechos básicos.

Alrededor de un millar de transportistas han protagonizado este sábado una sentada en Seúl en demanda de mejores salarios y más seguridad laboral, pese a la suspensión del paro.

La segunda huelga de transportes en menos de seis meses en Corea del Sur, tras la declarada por los transportistas de cemento, ha costado al país unos 2.400 millones de euros, según estimaciones gubernamentales.

Noticias relacionadas

port bcn
notas de prensa puertos logistica transporte movilidad

Suscríbete a nuestra news diaria
- de lunes a viernes -

Últimas Noticias