18.4 C
Barcelona
martes, mayo 24, 2022
Suscríbete a la revista Port Digital

El cierre parcial del puerto de Ningbo asesta el penúltimo golpe a la cadena de suministro

Penúltimo contratiempo para las cadenas de suministro mundiales, que viven en un estado permanente de estrés a causa de los nuevos brotes de covid, la escasez de contenedores y los efectos del bloqueo del canal de Suez en marzo. Tras el cierre del puerto de Yantian a finales de mayo, ahora el problema se ha trasladado al de Ningbo-Zhoushan, al sur de Shanghai, uno de los más activos del mundo.

Desde el pasado 11 de agosto, una de sus terminales de contenedores permanece cerrada después de que un trabajador portuario diera positivo por covid. Las principales navieras internacionales, incluidas Maersk, Hapag-Lloyd y CMA CGM, han ajustado los horarios para evitar este enclave y han advertido a sus clientes ante los más que probables retrasos.

Según informa la cadena de noticias CNN, el cierre parcial del tercer puerto de contenedores más importante del planeta está interrumpiendo las operaciones en otras instalaciones chinas, “poniendo más presión sobre las cadenas de suministro que ya sufrían problemas desde el cierre de Yantian”. No se espera que la terminal afectada recupere la actividad antes de final de mes, lo que podría causar problemas también en los enclaves vecinos.

Las navieras esperan que la crisis mundial que sufre el transporte marítimo continúe al menos hasta final de año, lo que podría aumentar la presión al alza sobre los precios de los fletes, que baten récords prácticamente semana tras semana.

“Actualmente esperamos que la situación del mercado solo se alivie en el primer trimestre de 2022 como muy pronto”, ha asegurado el director ejecutivo de Hapag-Lloyd, Rolf Habben Jansen, en un comunicado reciente.

El índice mundial de precios que publica la consultora Drewry muestra que el coste de envío de un contenedor en ocho rutas principales Este-Oeste es de 9.613 dólares en la tercera semana de agosto, un 360% más que hace un año.

El mayor desfase de precio se registra en la ruta Shanghai-Rotterdam, cuyo coste de envío se ha disparado un 659% en un año, hasta los 13.698 dólares.

Noticias relacionadas

port bcn
SIL 2022
tech4fleet
notas de prensa puertos logistica transporte movilidad

Suscríbete a nuestra news diaria
- de lunes a viernes -

Últimas Noticias