18 C
Barcelona
lunes, septiembre 26, 2022
banner superior optimizado

David González, director IT de Port Tarragona: “La digitalización ha llegado para quedarse”

Port Tarragona está inmerso en un proceso de digitalización que empezó hace dos años. Tras una primera fase de implementación de herramientas colaborativas para convertir al personal en digital, empieza ahora una segunda con el fin de transformar el negocio portuario en un negocio digital. Para su director de sistemas de información, David González, el objetivo es convertirse en un smart port.

¿Cuándo empezó el proceso de digitalización de Port Tarragona y cuánto se ha avanzado hasta ahora?

Empezamos en 2019. En una primera fase nos dedicamos al proceso de digitalización de las personas. A partir de varias auditorías, tuvimos que identificar cuál era la situación, es decir, cómo estábamos, dónde queríamos llegar y qué necesitábamos para solucionar el gap. Consistía, básicamente, en empezar a implementar en la organización una serie de herramientas que potenciasen el trabajo digital con el uso de la nube. Necesitábamos herramientas colaborativas, que fuesen independientes del dispositivo de cada trabajador. Con estas, definimos los perfiles de empleados digitales e iniciamos un proceso de capacitación para ir hacia esos perfiles.

¿A qué herramientas se refiere?

Decidimos utilizar Office 365, con el uso de la nube, SharePoint, gestores de expedientes, Microsoft Teams… Lo más importante para nosotros eran los gestores documentales, ya estuvieran basados en Teams o SharePoint, para empezar a subir los datos a la nube y comenzar a transformar los procesos de todos los departamentos. Teníamos que pasar de papel a digital.

¿Cuándo finalizó esa primera fase?

En marzo de 2020, justo cuando explotó la pandemia del covid. ¡Menos mal que habíamos iniciado este proceso! Eso nos permitió que el primer día de confinamiento, cualquier trabajador del puerto que tuviera un dispositivo pudiera empezar a trabajar desde casa porque las herramientas ya estaban implementadas. Muchos departamentos habían iniciado el proceso de subir datos a la nube con anterioridad y, por lo tanto, tenían acceso a ellos y no necesitaban estar en la oficina. Solo tuvimos que ajustar algún departamento que tenía procedimientos muy analógicos.

Entonces, ¿la pandemia lo aceleró todo?

Sí, es cierto que ya lo teníamos encarrilado pero la necesidad apremiaba y tuvimos que pisar el acelerador.

¿Y la segunda fase?

La segunda fase, la que hemos licitado y estamos llevando a cabo actualmente, consiste en profundizar en aspectos que quedaron colgados durante la primera, y empezar a pensar en transformar el negocio portuario a lo digital. La empresa adjudicataria nos tiene que ayudar en el proceso de benchmarking, es decir, ver qué hacen otras organizaciones e identificar lo que nos puede aportar valor con un esfuerzo relativamente bajo.

“Estamos realizando un proceso de benchmarking para transformar el negocio portuario en un negocio digital”

Uno de los ejemplos de digitalización en Port Tarragona es la modernización del Port Community System. ¿En qué consiste?

Nosotros tenemos un PCS, el Via Portus, que pretende dar una respuesta ágil y eficiente a nuestros clientes. Funcionalmente, cubre nuestras necesidades pero, tecnológicamente, empieza a estar un poco por detrás de lo que es la tecnología estándar. El PCS va creciendo a medida que van surgiendo necesidades, nos anticipamos a futuras demandas de nuestros clientes. Los sistemas del Via Portus necesitan conectarse entre ellos y con otros sistemas que van apareciendo, como el SEA (Sistema de Entrega de Agroalimentarios) o el control de accesos. Actualmente, no está preparado para ello. A medida que se va desarrollando el negocio, surgen nuevas necesidades, como el tráfico roro, y ello te obliga a rediseñar tecnológicamente todos los sistemas para poder crecer. Necesitamos dar respuesta a la demanda del mercado y tenemos que hacerlo lo más rápido posible. Es un proceso que nunca termina, es una renovación constante.

El Plan de Sostenibilidad Agenda 2030 se ha señalado, desde la autoridad portuaria, como un ejemplo de digitalización sostenible…

Sí, es un claro ejemplo de digitalización sostenible porque prevé una reducción de la huella de CO2 del 99% para el año 2030. Se trata de todo lo que hace referencia a los sistemas de información. Consiste en la aplicación de tecnologías que, sobre todo, reduzcan el tráfico de vehículos pesados dentro del recinto portuario, que es donde podemos aportar una mejora. Si mejoramos la eficiencia y disminuimos la estancia de un vehículo en el recinto portuario, tendremos menos emisiones de CO2. Por otra parte, a través de tecnologías como podrían ser el 5G, el IoT o los drones, queremos automatizar la vigilancia de operaciones y la obtención de información sin que una persona tenga que moverse en vehículo para obtener esa información.

– En julio, la APT anunció la futura implementación de un nuevo sistema de control de tripulantes. ¿Qué es y para qué sirve?

El puerto de Tarragona es un recinto público de acceso restringido, es decir, puede entrar cualquier persona que muestre un interés legítimo para entrar al recinto, pero nosotros tenemos la obligación de acreditar a la gente. Actualmente, acreditamos solo al conductor del vehículo, pero no a todos los pasajeros porque esto incrementaría el tiempo de operación en el control de accesos y aumentaría las colas. A partir de ahí, se nos presentan varios retos. El primero es detectar cuántas personas hay en un vehículo, acreditarlos sin incrementar el tiempo en el control de acceso, y detectar que un camión cuando sale está vacío. Si sabemos que está vacío, puede estar en una cola específica para que salga directamente y así se evita perder tiempo innecesario.

A nivel del PCS, lo queremos integrar con el SEA para que este sistema tenga información que puede resultar de valor. Actualmente, no sabemos si los vehículos que entran van a utilizar el SEA o no. Con el sistema de control de tripulantes podremos saber si van a usarlo para conocer si los tiempos de cola son los previstos o superan lo esperado.

“Queremos integrar el sistema de control de tripulantes con el Sistema de Entrega de Agroalimentarios para comprovar los tiempos de cola de los transportistas”

– A mayor digitalización, mayor riesgo de ciberataques. ¿Cómo se soluciona esto?

La digitalización ha llegado para quedarse y las organizaciones tenemos que buscar soluciones. Una vez leí que hay dos tipos de organizaciones: las que han sido hackeadas y las que no saben que han sido hackeadas. Esto hay que gestionarlo. Tenemos un sistema de gestión de la seguridad de la información, una certificación de varios procesos en la 27001, que demuestran que hacemos las cosas de forma diligente y que tenemos una gestión segura de la información. Ponemos medidas, hacemos análisis de vulnerabilidad, análisis de impacto, medidas para prevenir ciberataques, pero no estamos exentos.

– Port Tarragona tiene dos certificaciones en este ámbito, la de Gestión de la Seguridad de la Información y la del Esquema Nacional de Seguridad. Solo hay dos puertos en todo el Estado que las tengan…

Sí, es cierto. Inicialmente decidimos certificarnos con la ISO 27001 de Gestión de la Seguridad de la Información porque no existía un marco que indicara cómo hacer las cosas de forma segura hasta hace poco. Esto nos obliga a tener identificados todos aquellos activos de información críticos para la organización, hacer un análisis de impacto de su pérdida y un análisis de vulnerabilidades que pueden afectar a estos activos: incendios, ciberataques, no disponibilidad… Dado el análisis de vulnerabilidades, nos obliga a definir el riesgo que estamos dispuestos a asumir, que es bajo, y nos obliga a gestionarlo, poner medidas para que ese riesgo no explote.

En cuanto al Esquema Nacional de Seguridad, se trata de una certificación que acoge bajo su paraguas a las administraciones públicas. Es muy estricta pero no es de marco internacional, es nacional, y afecta a aquellos sistemas que dan servicio a los ciudadanos, en nuestro caso la sede electrónica.

– ¿Cuáles son los retos de los puertos en el ámbito de la digitalización?

A nivel general, el reto de los puertos es convertirse en smart ports. Si cogemos la definición de smart port, nos dice que es aquel donde no se malgasta espacio ni dinero ni recursos naturales. Este concepto implica tomar ventaja de las tecnologías para mejorar la eficiencia operacional, la eficiencia energética y la sostenibilidad medioambiental. El reto de todos los puertos es ir hacia un smart port y para ello no hay una guía. Cada uno analiza sus procesos y mira cómo puede aplicar tecnología 4.0 o transformación digital para conseguir el objetivo.

– ¿Y cuáles son los retos específicos de Port Tarragona?

El reto es el mismo y en eso estamos. La transformación digital pivota sobre varios pilares. Uno es la captura de datos y nosotros ya hace tiempo que mediante tecnología IoT sensorizamos elementos del recinto portuario. Otro de los pilares es la colaboración, que abordamos en la primera fase del proceso. La transformación digital también pivota sobre las herramientas de soporte a la decisión, de Port Management System, que se despliegan en los departamentos de operaciones. Y es aquí donde empezamos a mirar hacia plataformas como SEA. En este caso, vamos a utilizar inteligencia artificial para ver si podemos saber cuándo es el mejor momento para que un transportista venga a recoger su mercancía. Este sería el estado del arte del proceso de transformación digital, donde no hay intervención humana.

– ¿Cuándo podremos decir que Port Tarragona es un smart port?

Es algo en lo que se trabaja día a día, implementando iniciativas en la medida en que se puede, en la medida en que tenemos los recursos para hacerlo. Todo está relacionado con el ciclo de mejora continua, es decir, no se acaba nunca.

Noticias relacionadas

port bcn
notas de prensa puertos logistica transporte movilidad

Suscríbete a nuestra news diaria
- de lunes a viernes -

Últimas Noticias