22.8 C
Barcelona
lunes, junio 27, 2022
banner superior optimizado

Combi Terminal Tarragona operará la futura plataforma intermodal de La Boella

El puerto de Tarragona y Combi Terminal Tarragona han llegado a un acuerdo para que la joint venture formada por Basf Española, Contack, Hoyer, Schmidt, Pañalón y Kombiverkehr opere la terminal intermodal de La Boella como concesionaria. El objetivo es promover conjuntamente la competitividad logística del territorio aprovechando las sinergias que se generan entre el enclave portuario y la industria del Camp de Tarragona. De esta manera, CTC da por desestimada la instalación de una nueva terminal en las instalaciones de Basf en la Canonja y opta por aliarse con el puerto.

Con una inversión prevista que supera los 20 millones de euros, CTC espera empezar las obras a mediados de 2022 para tenerla completamente operativa a finales de 2023, coincidiendo con la llegada del corredor mediterráneo. En este sentido, el presidente de Port Tarragona, Josep Maria Cruset, ha destacado el papel que juega el corredor en este proyecto. “El potencial de esta infraestructura acabará posicionando Tarragona como un eje estratégico en la red transeuropea de transporte cuando el corredor mediterráneo y el central se unan en Tarragona”, ha asegurado.

La terminal contará con cuatro vías y dos grúas pórtico de 30 metros de altura para operar simultáneamente diferentes tráficos. Para el ejecutivo de CTC Antoni Torà, la digitalización de la terminal es una de las cuestiones más importantes a llevar a cabo en La Boella, “que incorporará los últimos avances técnicos y digitales con la finalidad de ofrecer servicios que ayuden a los clientes a competir en el mercado ibérico y europeo”.

500 utis diarias con ocho trenes

Los cálculos de CTC apuntan a un movimiento de 500 utis diarias con ocho trenes, casi 120.000 al año. Torà ha explicado que de estos ocho trenes, cinco se dirigirán a destinos europeos. Dos de ellos ya están cerrados, Alemania y Holanda (Amberes), y los tres restantes, otra ciudad holandesa, Reino Unido e Italia, están en trámites. Los demás se dirigirán a destinaciones ibéricas que aún no se han concretado pero que se prevé que sean Madrid, Lisboa y el sur de España (Algeciras).

Además del tráfico continental ya identificado por CTC, Cruset ha explicado que la ubicación estratégica puede capitalizar otros tráficos generados a pocos kilómetros. En este sentido, ha comentado que “es una oportunidad para potenciar la terminal de contenedores del puerto”, uno de los tráficos con más deficiencias en el enclave tarraconense.

Tanto Torà como Cruset han coincidido en la contribución que tendrá el proyecto en la reducción de la huella de carbono, ya que “cada tren que opera en la terminal tendrá una huella de solo 45 gramos de CO2 por tonelada y kilómetro, en comparación con los 80 gramos emitidos por un transporte de camiones”.

Torà ha explicado que, desde el primer momento, se realiza esta operación con una visión de territorio y no solo en beneficio de CTC. Y es que la terminal conectará las empresas situadas en Tarragona y su entorno inmediato con los principales centros de reducción y plantas europeas por ferrocarril, haciendo más sostenible y competitivo el movimiento de mercancías que entran y salen del territorio.

Noticias relacionadas

port bcn
notas de prensa puertos logistica transporte movilidad

Suscríbete a nuestra news diaria
- de lunes a viernes -

Últimas Noticias