18 C
Barcelona
lunes, septiembre 26, 2022
banner superior optimizado

Cruset y Calvet reclaman celeridad a Adif en las obras del Corredor Mediterráneo

Los presidentes de los puertos de Tarragona, Josep Maria Cruset, y Barcelona, Damià Calvet, han coincidido este miércoles en la necesidad de acelerar las obras del Corredor Mediterráneo para poder ponerlo en marcha “lo antes posible”. Ambos responsables portuarios han mantenido una reunión de trabajo con el fin de abordar temas de interés común y establecer líneas de colaboración.

En este sentido, el Corredor Mediterráneo ha centrado buena parte del encuentro. La puesta en marcha de los nuevos tramos previstos generará un incremento del volumen de convoyes por esta línea, algo que preocupa a los grandes puertos catalanes, “dado que mercancías y pasajeros tienen que compartir la misma vía”.

Cruset y Calvet han señalado que se trata de una “actuación clave para el futuro inmediato del país”. También han planteado la necesidad de “encarar ya el diseño de las soluciones alternativas a la línea por la costa”, buscando un nuevo trazado por el interior, tal como reclama el Camp de Tarragona, y resolver las conexiones con Europa en la frontera.

En la reunión se ha tratado sobre las futuras actuaciones en la red ferroviaria general, atendiendo al “interés mutuo” de potenciar el transporte por ferrocarril y convertirlo en una “alternativa eficiente y sostenible” a la carretera. Al mismo tiempo, han manifestado la necesidad de impulsar las autopistas ferroviarias, y han requerido a Adif a acometer las inversiones necesarias para adaptar las líneas ferroviarias de mercancías y poder subir los camiones al tren.

En este modo, ambos recintos están acometiendo importantes inversiones. Port de Barcelona está avanzando en las obras de los diez nuevos apartaderos de trenes de 750 metros entre Reus y Zaragoza, para “dar más flujo” hacia Aragón, Navarra y la Rioja, con una inversión de 30 millones de euros. Y está trabajando en el desarrollo ferroviario de su área sur, un nodo ferroviario con seis terminales que darán servicio al puerto y a su entorno.

Por su parte, Port Tarragona prevé este año la concesión de la terminal intermodal de la Boella, que supondrá una inversión de más de 25 millones de euros (cinco millones de dinero público) para su ampliación, modernización y explotación.

En terminales ferroviarias, los dos puertos catalanes comparten también intereses, como demuestra la incorporación de ambos al accionariado de la Terminal Intermodal de Monzón (TIM), el pasado mes de octubre.

En otro orden de cosas, ambos presidentes han constatado la falta de suelo logístico en Catalunya, un problema común al que las dos infraestructuras se enfrentan de manera similar. Port Tarragona ha iniciado ya las obras de los accesos de la ZAL en Vila-seca y pondrá en el mercado casi un millón de metros cuadrados de suelo. Por su parte, Port de Barcelona estudia nuevas ubicaciones logísticas en su área de influencia.

La visita institucional de Calvet ha incluido la firma en el libro de honor de la APT, una visita guiada al Museu del Port, recientemente remodelado, y a la exposición Ahir i Avui fotografies històriques i actuals del Port Tarragona, en el Tinglado 1 del muelle de Costa.

Noticias relacionadas

port bcn
notas de prensa puertos logistica transporte movilidad

Suscríbete a nuestra news diaria
- de lunes a viernes -

Últimas Noticias